Vamos juntos...

sábado, 25 de abril de 2009

En el mundo hay millones de aves
aves existiendo, aves que ya no están.

Dentro de la jaula estaban postradas dos manos
ansiosas por liberarse
cual pájaro que revoloteaba los dedos
para así escapar.

Los ojos que miraban directamente
[ hacia el infinito
eran negros, sombríos;
reflejo de unos que hace mucho dejaron de ver
presos de una profunda ceguera
hace ya tiempo concebida

Los dedos tamborileaban, como si esperasen ansiosos que algo ocurriera
las garras largas y afiladas señalaban siempre hacia un lado
siempre a ningún lugar

Las aves de ahora ya no saben observar,
ni siquiera ven con las manos
porque ya todo lo que existe
es invisible a los ojos


©Tania Manriquez

1 comentario:

the Kid A dijo...

como dice en el buen principito... lo esencial es invisible a los ojos,
cada uno sabe lo que realmente pasa aunque miremos con ojos ciegos...
le debía el coment, por falta de tiempo :), seguramente le comente seguido :) saludos