Vamos juntos...

lunes, 27 de julio de 2009

Estados que cambian

A veces por las noches me da por pensar en ti y me frustra la idea de no encontrarte. El velo que cubre la fina distancia entre fantasía y realidad se desvanece con la sonata del tiempo, cuatro movimientos un compás.

Hay personas que cambian, me cambian, se cambian entre ellos.

Estoy cambiando, me lo dice mi reflejo y aquellas personas que tienen el atrevimiento de mirar más allá de mis ojos, todas esas personas que osan profundizar en mis sentidos lo saben, se saben, se identifican, se reconocen, me descubren.

Advierten que mi rostro está cambiando y que mis ojos ya no son los de antes, esos que han visto demasiado pero jamás suficiente, de los que emanan mucho más que lágrimas, los que te contemplaron por primera vez... todos esos ojos que fui en algún momento ya no son lo mismos.

De ellos se desprende un centelleo que deja ciegos a todos aquellos que jamás han logrado avistar el amor o siquiera una ínfima parte de él.

Los ojos cambian.
Todo cambia...
Las miradas también cambian.

A veces por las noches me da por pensar en ti y me frustra la idea de no encontrarte. También hay noches en las que me da por esperar medio dormida y muy consciente.
Ésta es una de esas noches, es tarde y sólo por si acaso... te sigo esperando.

©Tania Manriquez

4 comentarios:

the Kid A dijo...

ufff que de esas noches tengo y bastantes seguidas jeje...
todos tenemos ese ser que nos vuelve, ¿personas sentimentales? jeje...
un gusto pasar, saludos eh :)

FENIX dijo...

El cambio es símbolo de crecimiento, en mi opinión claro está.

un abrazo.

Angus dijo...

Pura belleza. Me gusta todo tu blog.

León dijo...

Cuando todas las cosas cambian, es normal y no hay mayores dilemas... pero cuando ya cambian los ojos y las miradas, ahi hay que alarmarse en serio.

Un abrazo grande Tan!!!! ojalá andes bien. besotes