Vamos juntos...

martes, 6 de enero de 2009

Hablando de las cosas simples o no tan simples de la vida

Así sólo porque sí.
Porque me está doliendo el alma como nunca y cuando me duele el alma como nunca escribo mejor; aunque solo sean palabras acomodadas en forma de frustración.
Porque me duermo a altas horas de la madrugada sin poder aclarar mis pensamientos.
Porque según mis horas son las 12:45 p.m. o 12:47... quién sabe...
Porque tengo sueños fumados y todos me consideran una loca... que también es pacheca.
Porque aún sigo sin vivir en Italia o en Coyoacán... porque el trabajo que quiero no existe.
Ayer lloré demasiado por una situacion tal vez muy absurda... o tal vez no. Porque no me gusta el lugar en donde estoy y porque sigo siendo una adicta a la máquina computadora...
Soy lo que soy y todos siguen sin saberme y sin ser lo que saben que soy...
Porque a veces lo extraño y los extraño aunque ninguno de los dos lo sepa... y porque sigo pensando en él cuando lo olvido, pero ahora si sólo en uno de los dos... o de los tres.
Porque a ella también la extraño, sin embargo pienso que es mejor su partida y que se haya ido lejos... auqnue pueda llegar hasta ahí tomando un camión.
Porque con los años se me va quitando el espíritu navideño y las ganas de decir ¡Feliz Año Nuevo! para hacer todos los rituales que tanto me mocionaban, como ponerme dinero en el zapato, incienso de canela, ropa interior que si amarilla para el dinero que si roja para el amor, salir corriendo como desquiciada por toda la calle pa' ver si es chicle y pega... o para ver si es chicle y me voy de viaje ese año...
Porque cada día siento que nomás no llego ni a la próxima semana y siempre esté ya celebrando el último día de tan desatroso año...
Porque el ultimo día del dos cero cero ocho no fue como yo esperaba y aún así terminé durmiendo a las cuatro de la madrugada.
Porque cada día digo que me suicido y que ya no aguanto y siempre estoy repitiendo la misma rutina de siempre, empezando por el molesto sonido del aparato despertador que grita ¡ya son las cinco diez de la mañana, levántateeeeee! y termino apagándolo para que a las cinco cuarenta de la mañana esté otra vez ahi gritando ¡lero lero, ya se te hizo tarde y no vas a llegar!
Tengo un alma de bruja escondida por ahí, que a diario insiste en salir y acabar con todo lo que no le gusta, pero al momento de intentarlo se contrae para simplemente decir: no, todavía no es el momento adecuado, esperaré un poco más.
Porque a diario veo la luna, excepto los días en que no está y siempre me dan ganas de robármela aunque sea un ratito, para verla más de cerca y a ver si le dan ganas de quedarse conmigo...
Porque dentro de mis propósitos de año nuevo hay unos que sé que tal vez no cumpliré...
Dentro de unos días me haré o mas vieja o más joven o más sabia, aunque todavía haya cosas que no sé...
Que tal vez celebre mi cumpleaños o tal vez no, porque tal vez esté más feliz o más deprimida ese día.
Sigo tirando piedritas donde las ondas del agua van y sigo sin saber la verdad. Que si me persigue la mala suerte una estrella azul lleve en mi frente... La sigo portando y nomás no me ha ido mejor.
Porque yo no dejo ir las cosas, tengo memoria y la memoria lo guarda todo... "No olvida quien finge olvido sino quien puede olvidar". A mi me ayudan mis recuerdos "para eso está la memoria que se abre de par en par en busca de algún lugar que devuelva lo perdido..." Yo no me desprendo de las cosas; al revés, soy un rompecabezas, voy añadiendo pieza por pieza a mi vida y no me desprendo de ninguna. Sin embargo, no las viviría de nuevo.
Porque ya es la un veintiseis pe eme y sigo sin saber escrbir todo lo que quiero.
Porque ya es la una veintisiente y sigo sin poder terminar un ensayo sobre algún misterio que me llame la atención.
Porque las palabras nunca se agotan y ya pasó un minuto más o menos de mi vida y no pensé en nada que fuera lo suficiente importante como para que tuviera que pensar en ello.
Porque me le quedé viendo a un cantante en la tele que no me gusta para nada, ninguno de los dos.
Y me he dado cuenta de que cuando no haces nada el tiempo corre más rápido, o más lento, depende de lo que estés haciendo, si es nada o no es mucho.
Que la cocina me está esperando para que cocine algo que no sea lo de siempre, así solo por que sí se me ocurrió no cocinar nada que no fuera lo que siempre cocino... y si mejor compro algo que ya esté hecho y me lo como de un sólo bocado para que los bocadillos que no me pertenecen y que no han sido cocinados sean para alguien más ¿?...
Ya es la una t r e i n t a y n u e v e .. y sigo sin saber que es lo que quiero.
Y sí, dentro de ocho días cumpliré unos años, de los 84 o más que me faltan...
Porque ya son diez para las dos y sigo llorando porque estoy estresada...
Porque ahora son diez para las tres y estoy más calmada...
Porque son las tres uno, se acabó.

©Tania Manriquez

2 comentarios:

[ P a n [d] o r a ] dijo...

Hola Tania! Vi que estás siguiendo mi blog y venía a agradecerte :)
Me alegro mucho que te haya gustado el espacio que vengo armando con esfuerzo desde hace un par de años.
Cualquier duda, sugerencia o comentario que te surja, no dejes de comentármelos en el blog. Será un gusto responderte.
Un beso enorme y mil bendiciones~

Rafael del Castillo dijo...

Cuando me siento asi, pienso en una imagen que me haya tocado el corazon en el pasado. Y me concentro en ella, y pongo todo mi empeño en sentir que estoy alli...

No dejo que ningun otro pensamiento se apodere de mi. Y me pongo a reconstruir cada detalle. Y a sentir el aire en mi cabello, y oler la hierba o quizas escuchar los carros que pasan...

Siempre consigue hacerme sonreir. No es facil, requiere disciplina, pero suele funcionar.

Esta tecnica me la enseño un viejo hindu hace mucho tiempo. La idea es que tu puedes decidir escapar de donde estes, siempre, y que tu mente es ligera como el aire... no la lastres...

Por cierto, me encanta tu blog.
Saludos y buenos deseos desde el Sureste.